AVENIDA LA PLAYA

Se conoce popularmente como Avenida La Playa el sector urbano comprendido entre las carreras 38 y 51, que se configuró a partir del cubrimiento de la quebrada Santa Elena, antiguo eje de las avenidas Izquierda y Derecha y paseo para el ocio ciudadano a la vera de la quebrada. En el proceso de cubrimiento, que se dio entre 1925 y 1950, el lugar se transformó y se convirtió en una de las vías más transitadas por peatones en el centro de Medellín. Aunque varios lugares del centro tradicional de Medellín cuentan con edificaciones de gran calidad arquitectónica, en la Avenida La Playa converge una gran variedad de edificaciones disímiles que permite hacer una comparación para dilucidar las transformaciones de las estrategias formales implementadas por los arquitectos como respuesta a su contexto.

EEn la época de consolidación urbana de Medellín, la quebrada Santa Elena era uno de los bordes del casco urbano, y cumplía un papel de frontera con la naturaleza, alejada de las actividades populosas de la centralidad. A partir de principios del siglo XIX, y con el crecimiento paulatino del casco urbano hacia el norte, se transformó en el eje de la vida urbana de la Villa y en un paisaje para el disfrute. Pero debido al crecimiento exponencial de la población, los socavamientos por la extracción de material del lecho de la quebrada y el vertimiento de desechos orgánicos, la contaminación y las inundaciones hicieron insostenible la relación entre la quebrada y la vida urbana, y la cobertura del cauce la convirtió en lo que hoy es la Avenida La Playa.

Intervenciones urbanas como la apertura de la Avenida Oriental detonaron la transformación física de los bordes de La Playa, y la arquitectura remanente de esa Villa del pasado fue reemplazada por la arquitectura de Medellín, una ciudad con deseos inagotables de modernizarse. La Playa se convirtió entonces en el eje de la renovación arquitectónica de las residencias de la élite y de la aparición de los símbolos de la pujanza paisa, representada en edificaciones empresariales que compiten en altura y capacidad de comunicar los valores imperantes en la sociedad.

La ideología se traduce en las formas, pero al ser vaciada esa forma del contenido para el que fue moldeada, se produce una interferencia, un desajuste y una adaptación que cambia el espacio social: al abandonar la élite el centro histórico de la ciudad, al desplazarse su centralidad administrativa hacia La Alpujarra y la financiera hacia el sur, el espacio urbano del centro de la ciudad y de la Avenida La Playa se transformó –en sus prácticas concretas en el espacio–, lo que afectó también las formas a partir de pequeñas o grandes modificaciones y de reajustes para los nuevos usos: la avalancha de comercio formal e informal, las instituciones educativas de carácter técnico, la residencia en conflicto con las nuevas dinámicas y el abandono estatal del espacio público.

*Fragmento de “Arquitectura adaptada y ocupaciones urbanas. Apropiación espacial en La Avenida La Playa”. Tesis de maestría de la arquitecta Laura Sofía Montoya Gómez